Realizar un cerramiento integral de un espacio abierto dentro del hogar (como balcones o terrazas) es una forma ingeniosa, económica y estética de disfrutar de estas estancias durante todo el año, sin preocuparnos por el tiempo que haga.

Además, no se trata de obras demasiado complejas y pueden utilizarse diversos materiales para realizar los cerramientos, por lo que podrás combinar diversos acabados y lograr conjuntos muy atractivos y modernos fácilmente: aluminio, cristal, etc.

¿Te gustaría realizar un cerramiento integral en tu casa? A lo largo del siguiente artículo te contamos todo lo que debes saber sobre este tipo de proyectos, así que sigue leyendo y no te pierdas nada si quieres tomar la mejor decisión. ¡Vamos allá!

¿Qué es un cerramiento integral?

Un cerramiento integral es un tipo de obra o modificación del espacio que consiste en cerrar áreas abiertas (como terrazas, porches, patios o áticos) mediante la instalación de paredes, techos o elementos que unan dichas áreas con el resto de estancias.

De este modo, es posible proteger determinadas zonas de la casa de las inclemencias climáticas, dedicar el espacio a nuevas finalidades (instalar electrodomésticos y mobiliario sin riesgo a que sufra desperfectos), reducir el riesgo de intrusión, conseguir más luz natural y demás.

¿Te gustaría disfrutar de tu terraza todo el año mientras controlas a la perfección la temperatura en tu hogar? ¡Con los cerramientos integrales puedes conseguirlo!

¿Cuáles son los mejores cerramientos integrales?

Hoy por hoy, es posible realizar cerramientos integrales de diversas formas. A continuación, te mostramos algunos de los tipos más comunes:

Ventanas correderas

Las ventanas correderas son uno de los métodos más populares de hacer cerramientos para terrazas o acristalar balcones, y se caracterizan por ser muy funcionales y aportar un gran valor estético a cualquier espacio.

Este tipo de ventanas correderas se componen de paneles de cristal móviles y sin perfiles, y son una solución ideal, por ejemplo, para aprovechar un balcón durante los meses más fríos y lluviosos.

Cerramientos plegables

Los cerramientos plegables están fabricados con paneles de cristal, que al desplazarlos hacia un lado, se van plegando sobre sí mismos, quedando reducidos en un lateral del espacio en el que están instalados.

Por ello, son una solución muy recomendable para separar ciertos espacios y darle al hogar un toque de innovación y un aspecto mucho más premium.

Cortinas de cristal

Las cortinas de cristal son uno de los sistemas de cerramiento más versátiles.

Estas tienen la gran ventaja de poder combinarse con otras estructuras (como por ejemplo; techos de cristal) y crear conjuntos muy útiles y estéticos visualmente.

Uno de los usos más extendidos es utilizar estos cerramientos de cristal para cubrir totalmente una terraza o un patio, sin perder ni un ápice de luz natural…Aunque por supuesto, pueden usarse con otros fines. ¡Consúltanos y entérate de todas sus posibilidades!

Techos móviles

Instalando techos móviles en tu terraza puedes aprovechar el buen tiempo durante el verano y protegerte del frío y las precipitaciones en invierno, ya que puedes abrir o cerrar los paneles del techo cuando quieras.

¿Te imaginas utilizar tu terraza para hacer deporte todo el año o para que los más peques puedan jugar sin peligro? Contacta con los especialistas de Alisombra e instala ya tus techos móviles en Alicante.

Techos fijos

A diferencia de los techos móviles, los paneles del techo fijo permanecen estáticos.

Este tipo de cerramientos suelen estar compuestos por una estructura de aluminio y de varios paneles acoplados, en ambos casos dependiendo de la zona a techar.

Entre sus muchas virtudes, los techos fijos destacan por su gran capacidad para proteger cualquier espacio de las inclemencias del tiempo, por lo que son uno de los métodos más seguros y económicos para cerrar cualquier espacio… siempre que estemos seguros de la decisión.

¿Es mejor un cerramiento de PVC o de aluminio?

Ahora, ya has visto los diferentes tipos de cerramientos integrales que puedes instalar en tu hogar.

Pero, ¿qué hay de los materiales?, ¿es preferible decantarse por el PVC o el aluminio?

La respuesta es que depende mucho de lo que estés buscando, aunque cabe indicar también que ambos materiales funcionan muy bien y cumplen con su cometido de forma más que correcta.

Por lo general, los cerramientos de PVC son algo mejores que los de aluminio a nivel de aislamiento térmico y acústico, por lo que puede compensar más al ofrecer un mayor ahorro energético en el largo plazo. La instalación inicial de estos cerramientos puede ser algo más cara que los de aluminio.

Por otro lado, los cerramientos de aluminio ofrecen una resistencia a las condiciones meteorológicas que otros materiales no tienen, así como una rigidez que el PVC no es capaz de conseguir.

En otras palabras, un cerramiento exterior de aluminio resistirá mejor las acometidas del viento y la corrosión que uno de PVC, por lo que se considera una mejor opción para cerrar terrazas y balcones.

Y con esto, llegamos al final del artículo. ¿Qué te ha parecido?, ¿te ha ayudado a decidir si instalar o no un cerramiento integral?

Recuerda que en Alisombra estamos especializados en carpintería de aluminio y PVC, así como en la instalación de toldos y cerramientos.

Por ello, no dudes en contactar con nosotros si deseas reformar tu casa o recibir ayuda o asesoramiento profesional sobre otros proyectos de modificación doméstica, como el montaje de tu propia pérgola bioclimática en Alicante.

¡Te esperamos!